lunes, 1 de diciembre de 2008

Papá


Realmente no creo en el cielo. Supongo que es un concepto en el que creen las personas que gozan de una espiritualidad y una fe que me exceden. Menos creo que el sufrimiento y la angustia de esta vida nos facilitarán una eternidad superlativa.

Tampoco creo en la reencarnación. Mis entendederas deben ser muy limitadas y no logro comprender como ayer pude haber sido un potus y mañana seré una mejor persona.

En lo que sí creo es en que la muerte es el fin de esta vida que nos tocó transitar y que su finitud hace que la vivamos intensamente. Todo lo que aquí no hagamos, no digamos, no lo haremos más. Si la vida es una y es corta no podemos darnos el lujo de desperdiciarla, de ser intrascendentes ante ella.

Pero el problema que nos ocasiona la muerte no es solamente que nos limite nuestra vida. Es también una dificultad que debemos asumir los que nos quedamos cuando a un ser querido le llegó la hora. ¿Cómo seguimos sin esa persona si siempre estuvimos con ella? ¿Cómo nos rearmamos y continuamos?

Si creo que ellos habitan en nuestros pensamientos y nuestros sueños y es allí donde recurrimos para que su ausencia no sea tan dura, tan ardua, tan inentendible.

Hoy mis sueños y mis pensamientos están de fiesta. Hoy allí hay fiesta de cumpleaños.





13 comentarios:

Stella Maris Martinez dijo...

Luis, comparto lo que decís sobre la vida y la muerte, y por eso me llega tan profundo lo que escribís. Sabés que hace rato mi papá vive en mis recuerdos y mi corazón, así que este post tan personal tuyo es como si fuera mío. Gracias

Diego dijo...

concuerdo con vos luishi, y si bien la muerte es el fin de la vida tampoco sabemos lo que hay del otro lado. tal vez no haya nada, pero tratar de buscar la respuesta estando de este lado es solamente hacer conjeturas.

PD: Increible ese video, por todo lo que significa y por lo esplendido del paisaje.

Saludos.

Anónimo dijo...

Gracias, Luis
Mamá

maria cecilia dijo...

Gracias!!

sofia canelo dijo...

que lindo eso luigi. nunca lo había pensado de esa manera, me sirvió:). gracias. un beso

Anónimo dijo...

Gracias por el homenaje, por las fotos y por las lágrimas!.

Anónimo dijo...

Fui yo, Gabriel

Anónimo dijo...

pues yo no creo en la reencarnación tampoco...creo que si en la resurrección aunque no de la manera típica cristiana...

creo que el cuerpo perfecto y resucitado que propone Dios tiene que ver con otra cosa... como cuando a jesús lo reconocen luego de resucitado, lo miran al rostro y lo oyen y lo reconocen. con otro tipo de cuerpo que permanece con una huella borroneada en el recuerdo, con lo que uno recuerda de sus seres queridos...
en el caso por ejemplo de mi abuelo, la textura de su mano, el marron de sus ojos, la cicatríz en el pecho, las medias grises, el olor de su perfume, su pijama con circulitos azules...

creo que eso de los recuerdos es una de las pocas cosas que no se van a poder capitalizar en una computadora...
como dijo snake, en el Metal Gear Solid, los recuerdos no son imágenes ni sonidos...son algo entre las imágenes y los sonidos...que uno empieza a comprender bien solo cuando ha amado y ha perdido.


jime.

maria cecilia dijo...

Recordar es vover a pasar por el corazón

pandy dijo...

Concuerdo plenamente con vos en el pensamiento y tambien en mi corazon hay un lugarcito para esa persona tan especial que recordas, me permito participar un poquito de esa fiesta, ya que mas alla de ser mi tio y padrino tengo un muy buen recuerdo de el y de sus charlitas, (y de sus cargadas tambien) Feliz cumple para el en todos nuestros corazones!

Josito dijo...

Muchas gracias desde españa

Anónimo dijo...

Me emocionó leerlo y pienso lo feliz que se sentiria tu papá al escuchar esas palabras que están escritas con tanto amor.

Un beso grande.

Mercedes

Dra_Lau dijo...

Me encantó este post, pienso que los que más miedo tenemos de lo que le pasa a nuestros seres queridos somos nosotros, que no podemos plantearnos como seguiremos viviendo sin ellos, un poco egoísta no?