lunes, 22 de diciembre de 2008

Nochebuena

Desde siempre se toma a la navidad como el momento de los saludos, de la reunión familiar, de la expectativa de los regalos, de la esperanza.

Para un saludo que se pretende importante decidí recurrir a un autor verdaderamente importante.

Para un blog que se titula “La Argentina que respiro” supongo que el autor debió ser un compatriota. Pero para este saludo resolví inclinarme por este uruguayo prodigioso, porque al relato lo conozco desde hace unos cuantos años y no deja de conmoverme cada vez que lo leo:

Nochebuena
Eduardo Galeano

Fernando Silva dirige el hospital de niños en Managua.
En vísperas de Navidad, se quedó trabajando hasta muy tarde. Ya estaban sonando los cohetes, y empezaban los fuegos artificiales a iluminar el cielo, cuando Fernando decidió marcharse. En su casa lo esperaban para festejar.
Hizo una última recorrida por las salas, viendo si todo queda en orden, y en eso estaba cuando sintió que unos pasos lo seguían. Unos pasos de algodón; se volvió y descubrió que uno de los enfermitos le andaba atrás. En la penumbra lo reconoció. Era un niño que estaba solo. Fernando reconoció su cara ya marcada por la muerte y esos ojos que pedían disculpas o quizá pedían permiso.
Fernando se acercó y el niño lo rozó con la mano:
-Decile a... -susurró el niño-
Decile a alguien, que yo estoy aquí.

¿Recuerdan a alguna navidad en especial? ¿Tienen alguna anécdota? ¿Qué esperan de esta navidad?

6 comentarios:

Anónimo dijo...

el cuento me shokeó demasiado como para poder escribir alguna anecdota alegre navideña...


dios mio este galeano...


jimena

mi despertar dijo...

La que recuerde será la de hoy la última
besos sin conocerte

Seba, el gordiño mais lindo y feliz do Lomas dijo...

No recuerdo que año fue, pero la Navidad más linda que recuerdo fue cuando una noche, después de brindar y saludarnos, nos quedamos en familia charlando y compartiendo. Creo que a eso de las 2 de la mañana alguien dijo, pero no abrimos los regalos...
Fue tan lindo que nos olvidamos de los regalos. A partir de esa fecha en casa, ya no nos hacemos regalos, solo compartimos la alegría de estar juntos.

Stella Poy dijo...

Navidad año 98, mi hijo menor internado en terapia intensiva, muchos padres con hijos internados comentaron que fea era esa fecha, mientras todos festejaban nosotros muy mal anímicamente, yo solo pude decir, hace unos años estaba internada pero feliz, el 25 de diciembre había nacido Ricardo, cosas del destino, Edgardo fallecio el 3 de enero, lo siento por los que le gustan las fiestas, pero el mal recuerdo sobrepasa el bueno, a pesar de eso se festeja con alegria el cumpleaños de Ricardo que por cierto ya cumplio 31.
Stella

PD No lo escribi antes para no jorobar a nadie con un mal recuerdo, pero la pérdida de un hijo es una herida que cierra nunca.

Miss Antropía dijo...

Qué grande Galeano.. Saludos, gracias por pasarte!

Dra_Lau dijo...

Luis que buen blog!
Hmmm ya se que las fiestas pasaron hace casi mes y medio pero igual quiero compartir con vos esto. La Navidad no es mi fiesta preferida, me angustia mucho, no se porque, no tengo explicación aún, por eso hace un tiempo decidí cambiar mi forma de pasarlo, para ver si la angustia cedía, aún no lo logré. Recuerdo muchas cosas de cuando era chica, pero curiosamente la navidad que quedó en mi memoria para siempre fue la primera que pasé sin mi hermano, que se había ido de casa unos días antes, no es un recuerdo lindo, lo se, pero es la que más recuerdo.
Luego volvía a ver a mi hermano, unos años después pero no pude decirle lo mucho que lloré esa Navidad, quizás en algún momento lo sepa por un post o un comentario que se yo!
Por eso es tan importante estar cerca de los seres que uno ama, por eso intento estar con ellos.
Saludos