lunes, 29 de diciembre de 2008

Indulto


La nefasta década del `90 comenzó con uno de los peores hechos a nivel judicial y social para nuestro país

Un 28 de diciembre y contradiciendo a acuerdos internacionales, el ex presidente que nos gobernó durante la segunda década infame “indultó” a las cúpulas militares que mantuvieron el poder durante la última dictadura. Por suerte el año pasado la Corte Suprema falló en contra de estos indultos y puso fin a una injusticia que duró casi 20 años

¿Se puede perdonar a quién no se arrepiente de lo que hizo? ¿Se puede indultar a quien no quiere ser indultado?

A partir de esta medida tan impopular la palabra indulto quedó asociada a la vergüenza, al oprobio, a la sinrazón. A partir de este hecho indultar a alguien se asemeja a un signo de debilidad, de sometimiento, de inmoralidad.

¿Quiénes son los que se merecen nuestro indulto?
Seguramente si un desconocido actúa contra nosotros nos defenderemos al instante. Si el acto es mayúsculo buscaremos revancha o venganza. Pero si el que nos hace un daño es un pariente o un amigo ¿buscaremos venganza? ¿Nos olvidaremos de él para siempre? ¿Seremos indiferentes a su vida?

Creo que la historia compartida, la vida vivida en conjunto, las alegrías y tristezas acompañadas por estas personas que por alguna razón ahora nos hacen daño son un justificativo valedero que respaldan un indulto de nuestra parte. Repito, sólo los amigos y los parientes son pasibles de nuestro perdón

Pero cuidado, que indulto significa perdonar la pena y no el hecho producido. Se diferencia de la amnistía porque ésta perdona el hecho. En el indulto la persona sigue siendo culpable pero sin pena que cumplir porque ésta fue dispensada.

¿Hemos indultado a alguien alguna vez? ¿Somos capaces de perdonar? Cuándo nos “enfriamos” y miramos a nuestro alrededor ¿Estamos capacitados de ver a nuestro amigo detrás del daño que éste nos produjo?

4 comentarios:

Seba, el godiño mais lindo y feliz do Lomas dijo...

El tema es complicado y creo que sencillo a la vez. Cohincido que solamente es posible perdonar, si conocés a la otra persona, la otra realidad, el contexto, la historia... Por eso creo que es necesario encontrarnos, y desde el encuentro caminar juntos. De ahi que parece algo tan difícil.
La vida, las personas, la educación, tus amigos... te van moldeando, incluso te hacen mirar ciertas cosas, personas y otras no. Entonces cuando esas realidades entran en conflicto con vos, no las tolerás, no comprendés cómo irrumpió en tu vida y de esa manera.
Recuerdo la vez que fui a compartir un tiempo con unos pibes en situación de calle en en centro de Lima. La primera impresión era que había que tener cuidado. Creo que al pasar unos 10min andaban colgados arriba mío, matándose de risa. Si no hubiésemos dejado nuestros preconceptos de lado, nunca nos hubiéramos encontrado, ellos con más rencor y yo con más miedo.
Debemos aprender a encontrarnos, para podernos perdonar más, aunque sea el que te afane, te violente, te mate. Me dirán que estoy loco. Un tipo hace más de 2000 años intentó lo mismo, y algunos andamos queriendolo imitar. Nadie dijo que es fácil, pero ahí vamos, intentando.

MAR dijo...

YO PERDONO, PIDO PERDON Y ME PERDONO A MI MISMA POR EL DAÑO QUE ME CAUSO ...HA SIDO UN DURO TRABAJO..
Y ESTOY DE ACUERDO CONTIGO
CÓMO PERDONAR O PERDONARSE SI NO ESTAMOS ARREPENTIDOS????
BUEN PUNTO....
LA JUSTICIA DEBERIA SER EN EL CIELO Y MAS AUN EN LA TIERRA.
CARIÑOS PARA TI.
MAR

Común dijo...

Perdón!!!!!!!!!!!!! Que palabra liberadora, te libera a vos, no al otro...................y eso es lo bueno.

Feliz 2009, que este año te encuentre junto a los que quieres.

Un besote y abrazo de oso.

Anónimo dijo...

Nadie salvo algunos pocos pueden Indultar (perdonar la pena pero no el hecho) esta reservado solo a las autoridades, yo no puedo pedirle a un juez que no encarcele a alguien, por mas que sea yo mismo la victima. puedo perdonar y nada mas.
yo perdono mas a los desconocidos: no se su historia ni cules los motivos que lo han llevado a actuar de una determinada forma contra mi o mis seres queridos. a mis parientes y amigos los conosco mas y me cuesta mas justificar o perdonar las faltas graves.
no me importa que es de la vida de mi tío, mi cuñado y algunos de mis ex amigos, otrora tan cercanos.
el tema es complejo y la culpa es la piedra preciosa de toda religión y al no tenerla que se yo!
espero me perdonen por todas mis faltas y mas espero no haber causado grandes daños, que andarme arripintiendo por lo hecho.
PD: No entiendo la foto.
PD2: no encontre la publicidad que me habias mencionado.
besos: Leo.
y no, no te perdono!