martes, 25 de mayo de 2010

Yo vengo a ofrecer mi corazón


Mucho ha cambiado nuestro país en estos 200 años, pero parece que mucho más ha cambiado en esta última década. Pasamos del “que se vayan todos” a un millón de argentinos cantando juntos (más los que se juntaron en todas las provincias). Pasamos de gente cayendo asesinada en la Plaza de Mayo a muchos compatriotas bailando en medio de los festejos. Pasamos de una economía y un país inmóviles a este período de crecimiento, el más largo de la historia. Pasamos de miles de coterráneos haciendo fila en Ezeiza para huir a este momento en que la balanza se inclinó y son muchos más los que vuelven que los que intentan probar fortuna en el exterior


Pero esto no ha ocurrido en vano, esto no fue producto de la caridad exterior. Esto también pudo suceder por lo que hizo cada uno de nosotros. Como en aquel lluvioso 1810 en el que el pueblo, en la misma plaza, reclamaba que se fuera el Virrey, nosotros, cada uno desde su lugar, ha sido responsable que esto haya cambiado.


Recién pasaron 200 años pero todavía falta mucho más



Hoy también se cumplen dos años del nacimiento de este blog y se superaron las 10000 visitas. Gracias a todos por participar y por ofrecer su corazón


8 comentarios:

Cecilia Silvia Aguirre dijo...

FELIZ DÍA DE LA PATRIA LUIS!!
CARIÑOS DESDE "MI LUGAR EN EL MUNDO"

Silvana Barrita dijo...

POR ESO TAMBIÉN:¡¡¡¡ NUNCA MÁS!!!!!!!!!!!!!!!!! UN BESO LUICHI

Neogeminis dijo...

.......es que somos argentinos..no suizos!...)tanto para bien como para mal!)
Feliz bicentenario y cumpleblog también!

Claudio G. Alvarez Tomasello dijo...

Un abrazo enorme, mis felicitaciones y siempre es un placer leerte.

SERALE dijo...

feliz "cumple-blog".
saludos.

Josefína dijo...

Es cierto lo que escribiste Luis, en todo este tiempo que paso se hicieron cosas buenas y cosas malas, pero acá estamos! y todavía falta mucho más. Felices 200 años a la Patria! No te crucé más por la facu! Espero que ande todo tranquilo, un beso!

Sol - Imaginario Desesperación dijo...

Lo que ha pasado en estos días fue maravilloso. Fundamentalmente esa marcada diferenciación que se dio entre el pueblo (nucleado en el obelisco, 2 millones de personas) y la olgarquía (nucleada en el colón, 2500 personas). Ya sé, la diferencia estuvo siempre, detesto que existan las calses sociales, pero fijate que acá la diferenciación pasó a otro plano. Y quedó muy claro que somos mayoría. Ojo, no hablo de la política eh, yo no soy K en lo absoluto y sin embargo me emocionó ver a la gente reunida allí, sobre todo porque sabía que la mayoría no eran oficialistas y se reunieron igual. Y la derecha, ignorante y altanera, con las entradas del colón valladas para que nadie moleste, aglomerada en sus asientos de terciopelo... Me sentí bien.
Seguramente nos haría falta un MOreno (Mariano, claro) sin su parte sanguinaria. O quizás todos podemos serlo un poco (intentando que no nos asesinen en el intento).

Excelente entrada, fiel reflejo de nuestro vai ven histórico.

Cariños!

Mai Puvin dijo...

Luis, te envié un mail hace un tiempo... Respondeme!

Besazos.