jueves, 24 de diciembre de 2009

Navidad


La navidad, dicen, es la época de renovar la esperanza. Aunque ya estemos viejos para creernos algunos versos está bueno este momento en el que nos volvemos a esperanzar y a sentirnos alegres.


También, para los que ya cumplimos unos cuantos años, este es un momento de recordar. Acordarse de nuestra niñez. Ese tiempo en que espiábamos debajo del arbolito tratando de adivinar por tamaños y formas. De nuestra juventud en donde rogábamos que dieran las doce para apurar el brindis y salir a festejar con amigos. Siempre comiendo mucho y durmiendo poco, pero eternamente felices.


Hoy nos volveremos a juntar alrededor de una mesa. Volveremos a brindar y a comer inconmensurablemente. Pero estamos obligados a apartarnos un rato, cerrar los ojos y, nuevamente, renovar la esperanza de una vida mejor. Estaremos, seguramente, de acuerdo con lo vivido. Veremos felices a los más pequeños que serán hoy quienes estén pendientes por lo que haya debajo del arbolito. Estaremos tristes recordando a quienes ya no están entre nosotros.


Pero también estamos obligados a mirar a nuestro alrededor y no olvidarnos de la gran cantidad de personas que hoy no comerán, que no estarán entre amigos, que no tendrán una cama limpia donde dormir después de las doce. Pero no sólo no podemos olvidarnos de ellos, sino también tendremos que pensar qué hacemos por ellos.


Para los solos, para los acompañados, para los que coman hasta reventar, para los más pequeños, para los más viejitos, para los que sueñan que por fin se les dé. Para los que quieren de regalo un trabajo o alguien con quien compartir la vida. Para los que poseen una tristeza infinita. Para los que esperarán las doce para reunirse con amigos. Para los que no tienen con quién compartir. Para todos.


MUY FELIZ NAVIDAD

aram name="allowFullScreen" value="true">



9 comentarios:

M.Elena dijo...

Hola Luis;

Muy buena tu reflexion. De todas maneras debemos procurar pensar en esto durante todo el anio y no solo en estas fechas. Si bien es bueno ayudar, mejor es peticionar a las autoridades que se hagan responsbles de las funciones y obligaciones que tiene el Estado.

Me encanta la Navidad, sobre todo sus liturgias, costumbres y tradiciones. No comparto el consumismo ni el loquero por las compras. Mas bien el sentarme en la mesa y compartir.
Ojala que cada uno, con lo que tenga, la pase genial, en Paz y con alegria.

Sol dijo...

La palabra solidaridad debe estar presente en cada uno de nuestros dias... muchos solo actúan o reaccionan en estos...
pero bueno pero es nada no???
Feliz Navidad cielo, un beso enorme para ti y tu bella familia!!!

SERALE dijo...

feliz navidad Luis.
Te seguí desde que encontré el blog, sos muy bueno escribiendo,no es sencillo escribir con precisión en textos tan cortos.
Yo ya me retiré de polimodalitos y quiero agradecerte los dos o tres mensajes que dejaste.
Feliz 2010 para vos, tu flia. y tus seguidores.

Claudio G. Alvarez Tomasello dijo...

Gracias, de verdad. Estarás presente en mi brindis.

Neogeminis dijo...

Gracias por los buenos deseos y hago un brindis especial por la gente que lleva en su corazón la estrella de la solidaridad.


un abrazo!

Adrisol dijo...

ojalá que estas fiestas sirvan para abrir muchos corazones!!!

que sirva para hacernos mas solidarios y no estar pensando que regalo comprar...

besosssss y buen año!!

Magah dijo...

Para los que podemos ya pasados unos cuantos años, comprender que estas fechas no son mágicas y nos plantan frente a la realidad que en lo cotidiano solemos desvirtuar y negar mirando para otro lado.
De aquí en mas ser reales y naturales puede entonces hacer que estas fechas empiecen a tener magia, ver, aceptar y seguir o modificar.
Un abrazo.

Carla dijo...

Muy buena tu reflexion
Que pases unas felices fiestas!

JOSE dijo...

Desde Fisterra en España le deseo a Luis y a todos los lectores de su blog un feliz año 2010