miércoles, 29 de julio de 2009

Favaloro


“Y PENSAR
que fue maestro del by pass
Y MURIO
de un disparo al corazón”


Ataque 77 Western



Hoy se cumplen 9 años de la desaparición del doctor René Gerónimo Favaloro. Si hacemos una encuesta sobre pro hombres argentinos de la actualidad seguro el doctor ocuparía el primer lugar.

Su abuela materna le transmitió su amor por la tierra y la emoción al ver cuando las semillas comenzaban a dar sus frutos. A ella le dedicaría su tesis del doctorado: "A mi abuela Cesárea, que me enseñó a ver belleza hasta en una pobre rama seca”.

Al finalizar la escuela secundaria ingresó en la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de La Plata. En el tercer año comenzó las concurrencias al Hospital Policlínico y con ellas se acrecentó su vocación al tomar contacto por primera vez con los pacientes. Nunca se limitaba a cumplir con lo requerido por el programa, ya que, por las tardes, volvía para ver la evolución de los pacientes y conversar con ellos.

En 1949, apenas recibido, se produjo una vacante para médico auxiliar en el Hospital Policlínico de La Plata. Accedió al puesto en carácter interino y a los pocos meses lo llamaron para confirmarlo. Le pidieron que completara una tarjeta con sus datos; pero en el último renglón debía afirmar que aceptaba la doctrina del gobierno. El destino se ensañaba de manera incomprensible. Sus calificaciones eran mérito más que suficiente para obtener el puesto. Sin embargo, ese requisito resultaba humillante para alguien que, como él, había formado parte de movimientos universitarios que luchaban por mantener en nuestro país una línea democrática, de libertad y justicia, razón por la cual incluso había tenido que soportar la cárcel en alguna oportunidad. Poner la firma en esa tarjeta significaba traicionar todos sus principios. Contestó que lo pensaría, pero en realidad sabía con claridad cuál iba a ser la respuesta.

Después de trabajar durante años como médico rural en La Pampa y de especializarse, luego en Estados Unidos, Favaloro regresó a la Argentina, en 1971 con el sueño de desarrollar un centro de excelencia similar al de la Cleveland Clinic, que combinara la atención médica, la investigación y la educación.

Con ese objetivo creó la Fundación Favaloro en 1975 junto con otros colaboradores. Uno de sus mayores orgullos fue el de haber formado más de cuatrocientos cincuenta residentes provenientes de todos los puntos de la Argentina y de América latina (Alumni). Contribuyó a elevar el nivel de la especialidad en beneficio de los pacientes mediante innumerables cursos, seminarios y congresos organizados por la Fundación, entre los que se destaca Cardiología para el Consultante, que tiene lugar cada dos años.

Reconocimiento:

Favaloro fue miembro activo de 26 sociedades, correspondiente de 4, y honorario de 43. Recibió innumerables distinciones internacionales entre las que se destacan: el Premio John Scott 1979, otorgado por la ciudad de Filadelfia, EE.UU.; la creación de la Cátedra de Cirugía Cardiovascular "Dr. René G. Favaloro" (Universidad de Tel Aviv, Israel, 1980); la distinción de la Fundación Conchita Rábago de Giménez Díaz (Madrid, España, 1982); el premio Maestro de la Medicina Argentina (1986); el premio Distinguished Alumnus Award de la Cleveland Clinic Foundation (1987); The Gairdner Foundation International Award, otorgado por la Gairdner Foundation (Toronto, Canadá, 1987); el Premio René Leriche 1989, otorgado por la Sociedad Internacional de Cirugía; el Gifted Teacher Award, otorgado por el Colegio Americano de Cardiología (1992); el Golden Plate Award de la American Academy of Achievement (1993); el Premio Príncipe Mahidol, otorgado por Su Majestad el Rey de Tailandia (Bangkok, Tailandia, 1999).

Bibliografía:

Favaloro escribió varios libros entre ellos Recuerdos de un médico rural (1980); De La Pampa a los Estados Unidos (1993) y Don Pedro y la Educación (1994) y más de trescientos trabajos de su especialidad. Su pasión por la historia lo llevó a escribir dos libros de investigación y divulgación sobre el general San Martín: ¿Conoce usted a San Martín? (1987) y La Memoria de Guayaquil (1991)

Para el 2000 la Argentina estaba ya sumergida en una crisis económica y política y la Fundación Favaloro estaba endeudada en unos US$ 75 millones por lo que Favaloro pidió ayuda al gobierno sin recibir una respuesta oficial. El 29 de julio del mismo año toma la decisión de quitarse la vida de un disparo al corazón. Después de su muerte se supo que le había enviado una carta al entonces Presidente de la Nación el Dr. Fernando de la Rúa la cual nunca había sido leída y en la que expresaba su cansancio de "ser un mendigo en su propio país" y le solicitaba ayuda para recaudar fondos para la Fundación. Además, expresaba que la sociedad argentina necesitaba su muerte para tomar conciencia de los problemas en los que estaba envuelta

Vaya esta pequeña biografía para uno de nuestros compatriotas más importantes, tanto por su sabiduría como por su honestidad, que murió de una forma incomprensible, tanto como nuestro país

14 comentarios:

Luis dijo...

Hola, me olvidé de aclarar que los datos los saqué de la Fundación Favaloro y de wikipedia

Ernesto dijo...

Me pongo de pie y aplaudo la obra del doctor, pero tambien cierro fuerte los puños y lloro....que bronca da........!!!!!!!!
Ojala tengamos y seguro que los hay, más medicos como él y ojala tengamos un dia, gobernantes que los valoren.
saludos luis
(Pasame un mate ! )

Adrisol dijo...

hola luis!!!

gracias, gracias por este hermoso homenaje a un grande incomprendido.
imagino el momento de tomar la decisión que tomó, sintiéndose tan solo!!!!
ojalá no haya sido en vano,(aunque tengo mis dudas, que alguien siga sus pasos)...
me encantó esta entrada.
felicitaciones, amigo

besosssssssssss,miles

Magah dijo...

Luis gracias, no recordaba esta fecha!
Me gustaría llevar el video a mi blog y linkear el tuyo, a lo que escribiste no puedo agregarle nada y además tu blog vale!
Es una fecha y un hombre para recordar siempre.
Duele!

Un abrazo
Magah

Neogeminis dijo...

Creo que a pesar de lo destacado d esu labor y su notable valor humano, no pudo escapar a la vulnerabilidad que todos tenemos. Siempre creí que su suicidio fue un momento de debilidad, no de determinación. Merecido homenaje.

saludos!

maria ester dijo...

gracias por recordarnos al Dr. hombre brillante como ser humano y como profesional. Creo que dejo obras maravillosas, recomiendo Pedro y la educacion para los que estan pensando en los nuevos cambios educativos, les puede ser util.
lastima que no pudo con su profundo dolor y decidio el camino mas facil, quizas cansado de andar los otros caminos. Si supiera que lo ibamos a extranar tanto, seguro se hubiera quedado.

Magah dijo...

Gracias Luis!! Ya está.
TU BLOG VALE.

Un abrazo

MAGAH

Ana dijo...

Muy bueno tu blog Luis! Lo que pude leer hoy me enganchó mucho y seguiré leyéndote.
Un beso

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Lamento profundamente no poder unirme a este homenaje, y lo lamento de verdad, ya que de haber sido así hubiese tenido un buen recuerdo de este profesional. Este médico en el año 1972 intervenía quirugicamente en el Sanatorio Guemes, mi padre necesitaba en forma urgente una operaciòn de by pass, con sus 57 años ya no podía trabajar, por lo tanto se encontraba jubilado por invalidez, camionero toda su vida, y este médico no lo quiso operar porque pertenecìa a PAMI, y le pidió la suma de u$s 18.000.- indudablemnte provengo de un hogar carente, y lo único que tenìamos era un humilde departamento, por lo tanto la Financiera DELAFAVA (De La Fuente y Favaloro) ofreció trabar una hipoteca en primer grado por esa suma a nuestra ùnica vivienda. Mi padre dicidió no hacerla y recuerdo sus palabras "Juan yo me voy a morir y ellos se quedaràn con la propiedad" se negó, se terminò operando en el Hospital Ferroviario de la zona de Retiro el 6 de octubre de 1972 a las 6 am y falleció el mismo 6 de octubre a las 23.30, lamento no poder unirme a este homenaje, nadie mas que yo lo hubiese deseado. Un abrazo amigo y no lo tomes a mal, pero esta historia la he vivido en forma personal, y nadie te la cuenta, pero es así. Te pido disculpas pero me sentí en la necesidad de contarlo.

Sol dijo...

Amigo!!!
Por estos dias estuve averiguando mucho sobre el, quizas tenia que sabes algo mas a fondo de lo que sabia a medias!!!
Asi que busque información de fuentes importantes, solo puedo decirte que no quiso ser parte del sistema de corrupcion que se manejaba y se sigue manejando por entonces...
Su logro mas acertado fue esa bala en su propio corazón, una manera de decir, lo siento, este corazón muere antes de venderse!!!
Un hombre valiente, extraordinario!!!
Y tu todo un periodista ehhh!!!
Luis estoy medio atrasada con el tiempo, te opido mil disculpas, no quiero enloquecerme de desesperación por no poder estar rapido, si lo hago, tendre que volver a dejarlos y no quiero eso!!!
Mil besos cielo, pasa un excelente dia!!!

Claudio Gabriel Tomasello dijo...

Excelente y oportuna reseña.
Un orgullo,su blog.

Deprisa dijo...

Sin duda un gran hombre, es grato encontrar biografías de personas así.

Gracias por traérnosla aquí y permitirnos leerla.

Un saludo.

Común dijo...

Hola!!!!!!

Que persona sencilla y grande a la vez, es unos de los nuestros, de ser medico rural, a eminencia mundial….

Cuanto me alegra haberte recomendado el concurso el año pasado, lo bien que vas, Te felicito y seguro que te mereces mucho más….acordote el miércoles escucharme…...

Que pases un buen fin de semana..

Un súper-abrazo de oso.

Abril Lech dijo...

Pase simplemente a saludarte... Te djo un beso.