domingo, 1 de marzo de 2009

Esperanza

“La esperanza es el sueño del hombre despierto.”

Aristóteles (384 AC-322 AC) Filósofo griego.


Mañana empiezan las clases. Si queremos definir con una palabra este momento único que se vive en el año, esa sería esperanza.


Esperanza porque niños y jóvenes están haciendo una apuesta a su futuro, comenzando un período, aunque a regañadientes, ventajoso


Esperanza de los padres porque desean que sus hijos “logren” algo que tal vez ellos no alcanzaron. O que traten de cumplir algunas expectativas que los alejen de un futuro de “barbarie”. O que “salgan” de la calle, que coman y que estén ocupados


Esperanza de los docentes que sueñan con que este año sí podrán lograr los objetivos que se proponen. Que aguardan un sueldo que, aunque sea, se aproxime a algo digno. Que añoran que su profesión sea reconocida por todos con la importancia que se merece


Esperanza de un país que lucha por superarse, aunque a veces parece que no se sortea el tiempo de la adversidad


Así como la noche de año nuevo levantamos las copas y pedimos, en silencio, por un futuro mejor. Levantemos hoy nuestro vaso por nuestros niños y jóvenes, por sus padres, por los docentes y, sobre todo, por nuestro país. Para que el sentimiento esperanzador que hoy tenemos pueda hacerse realidad y empecemos, por fin, a cambiar nuestro destino.


Pero esperanza también significa esperar ¿Cuándo vamos a dejar de esperar y tomaremos “el toro por las astas”?

12 comentarios:

Cecy dijo...

Comparto con vos, en todo tu texto y hasta tus preguntas.

Ojala, que no sea solo una expresión de deseo Luis.

Que no tengamos que esperar mas.

Besos y buena semana para vos.

Adrisol dijo...

en un todo de acuerdo contigo!!!!!!!!!!!!
siempre esperamos como corderito, a ver que pasa........
este año va a ser mejor o el próximo.....
ojalá que no sea sólo un deseo

un abrazo y buen domingo

Amada Inmortal dijo...

la esperanza no se debe perder y la acción no se debe hacer esperar... besos

Seba, el gordiño de Lomas dijo...

Creo que la esperanza, como casi todo lo que se nos regala es regalo y es tarea. No entiendo la esperanza como una espera de brazos cruzados, como no entiendo el amor, la justicia, la paz, la solidaridad. No existe esa espera, porque esa espera se hace desesperación.
Yo también nos animo a soñar y a espererar. Como nos propusimos en el cole: Presencia que se hace esperanza. Hagamonos presencia para los otros, encontrémonos con el otro, soñemos con el otro, transformemos este mundo con el otro, esperemos con el otro.

SOL dijo...

Que asi sea Luis... al menos con esperanza!!!
Y el toro por las astas???
Será cuestión de empezar a aprender verdad???
Creo que aún tenemos mucho por hacer!!!

Besotes llenos de luz como siempre, gracias por estar siempre!!!

Anónimo dijo...

lo único que no comparto es lo de la esperanza de nuestros padres de que seamos algo que ellos no fueron o alcancemos algo que ellos no alcanzaron...esa esperanza es engañosa... porque, y sin contar que nunca se es mas que nadie, te empujan a un futuro que no todos desean. Si ellos quieren ser algo que lo hagan ellos, y si no pudieron o no quisieron lo suficiente mala leche, pero mas de una vez vi esa "esperanza" traducida en presión, espectativa y finalmente fracaso.

por lo demas, este tema de las clases me tiene un poco contrariada (mas allá de que ya no asisto a clases) creo que lo del toro por las astas viene muy bien al caso y sin embargo, me cansé de debatir sobre el cómo, el qué, sobre la logística del asunto...creo que es hora de dejar de esperar como vos decis no?



jime-

Maria Andrea dijo...

Una historia sin fin...

Anila Rindlisbacher dijo...

Querido Luis:

que buena idea : Levantar la copa, porque " mañana empiezan las clases". yo creo, como vos, que la educación es lo más importante Es lo que nos hace ser mejores personas. Buenos ciudadanos, Todos los niños tendrían que tener derecho a la eduación, a la escuela, y los docentes a buenos salarios...
pero en nuestro país, eso sólo es cuestion de esperar...
hay que tener esperanza, porque lamentablemente hay cada vez más chicos en la calle, sin posibilidades de asistir a Su primer día de clases!
Un beso, excelente post! y Ojalá alguien tome " el toro por las astas" de una vez por todas

Común dijo...

Hola!!!!

Esperanza, esperanza de una vida mejor para nuestros jóvenes, tendría que ser algo natural que comience las clases..........

Un besote y abrazo de oso.

Magah dijo...

Luis:
No quiero dejar de mencionar que acuerdo con tu lectora Jime sobre la esperanza de nuestros padres, muchas veces a empujones, traducida en fracasos, pero entiendo que aunque pertinente a los dichos en tu publicación, podría dar para otro tema o debate.

Mas enfocada en la esperanza y el inicio de las clases, me pregunto si hay algo mas simbólicamente representativo a la esperanza, que un cuaderno en blanco?
Todo por hacer, cada hoja por llenar, un deseo de empezarlo prolijo, continuarlo de la misma manera. Un punto de partida, una gatera adrenalínica desde donde se espera el primer timbre, la primera campana, para los que tenemos unos años mas, un esperar a que nos digan: Arrancamos de una vez, y entonces, arrancar, andar y hacer camino.

Un abrazo amigo.

SOL dijo...

Luis pase a ver si habias posteado algo nuevo.. pero no...
De todas maneras aprovecho para saludarte y desearte un feliz finde!!!
Besos llenos de luz!!!

Venus dijo...

Hola Luis! Estoy viendo tu blog y me pareció muy interesante, me anganche con este tema de la esperanza particularmente porque creo que en un mundo de tanto caoz es casi la base. Te felicito y te invito a visitar mis nuevos blogs:
http://www.recuerdodevenus.blogspot.com/
http://www.loscuentosdevenus.blogspot.com/ Besos, María